Arte y música para los no oyentes - Zona Norte Al Día

Zona Norte Al Día

"Noticias Ahora"

Post Top Ad

TU PUBLICIDAD AQUI

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Arte y música para los no oyentes

SANTO DOMINGO-. Acostumbrada a escuchar que se había vuelto loca, encontró un gran alivio en las palabras de Amelia Vicini al definir su trabajo como “innovador”, y es que dentro sus logros más llamativos está el haber logrado que cientos de estudiantes sordos en el país, por primera vez, hayan sentido, bailado y gozado el ritmo de la música.

Ciertamente resulta dudosa la mezcla entre los elementos música y sordera, pero sí, es posible. Se trata de una de las ramas de la educación sensorial que redefine el paradigma educativo actual y que ya impacta a miles de estudiantes sordos en todo el mundo.

La entereza por usar el arte y la ciencia como una herramienta de educación e inclusión, hace de los proyectos de la artista y emprendedora social María Batlle ambiciosos y sorprendentes, pero no imposibles, ya que con estos pretende mejorar la calidad de vida de las personas sordas del país.
Desde pequeña, su conexión con la música marcó su vida y la considera como su mayor fuente de aprendizaje, “para mí, la música es eso, educación en su pura esencia, y eso te hace elegir cuidadosamente qué música escuchar, las letras de una canción son como mantras que estás cantándole a tu mente. Hay que preguntarse siempre ¿qué andas cantándole a tu mente últimamente?”, explica la artista.

A principios del 2002, abrió su primer blog donde publicaba un dibujo diario ilustrando sus canciones favoritas. Así, iniciaron sus pasos en la tarea de conectar la música con el arte visual.

Esta pasión por el arte la llevó a ser directora creativa de varias marcas internacionales a muy temprana edad.

Habiendo cumplido diez años en el mundo de la publicidad, la artista decidió dedicarse por completo al arte y la educación.

Entonces, mientras preparaba su exhibición “The Muse Seek Project” (la búsqueda de la musa, en español) en Casa de Campo, llegó a sus manos algo que cualquiera definiría como simple, pero para María se trataba de lo que dictaría el rumbo de su vida; era un volante promocional de una escuela pública de La Romana que contaba con un plantel para estudiantes sordos. Al leerlo, supo que debía ser voluntaria allí.
Tras visitar la escuela, la idea de su exhibición, que al principio era sobre la visualización de la música, pasó a ser una iniciativa para estudiantes sordos que usa el arte como herramienta de educación; ella quería romper la barrera del sonido.

“Cuando mis reuniones de los lunes evolucionaron de ser discusiones sobre un logo en una agencia, a definir un plan de cómo innovar la educación para estudiantes sordos, una misión de democratización de la educación y la cultura, supe sin una gota de duda en mi corazón que estaba en el camino correcto” comenta María, y agrega que es el estandarte de la Fundación María Batlle donde es presidenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot